FESTIVIDAD DE LA ASUNCIÓN DE LA VIRGEN MARÍA. 15 DE AGOSTO 2021.

“La Inmaculada siempre Virgen María, Madre de Dios, terminado el curso de su vida terrena, fue llevada en cuerpo y alma a la gloria celestial”

La fiesta que hoy celebramos los cristianos, la festividad de La Asunción, significa que la Virgen María, al término de su peregrinación terrena y en virtud de su contribución a la historia de la salvación como Madre del Redentor, fue liberada por la gracia de Dios de la corrupción del sepulcro y elevada en cuerpo y alma a los cielos, donde está y actúa como mediadora entre Dios y los hombres.

El Santo Padre nos dice; Esperanza es la virtud del que experimentando el conflicto, la lucha cotidiana entre la vida y la muerte, entre el bien y el mal, cree en la resurrección de Cristo, en la victoria del amor. Hemos escuchado el Canto de María, el Magnificat es el cántico de la esperanza, el cántico del Pueblo de Dios que camina en la historia. Es el cántico de tantos santos y santas, algunos conocidos, otros, muchísimos, desconocidos, pero que Dios conoce bien: mamás, papás, catequistas, misioneros, sacerdotes, religiosas, jóvenes, también niños, abuelos, abuelas, estos han afrontado la lucha por la vida llevando en el corazón la esperanza de los pequeños y humildes. María dice: «Proclama mi alma la grandeza del Señor», hoy la Iglesia también canta esto y lo canta en todo el mundo.

Gloria del techo de palio de Nuestra Señora de la Esperanza.

En esta foto utilizada para felicitar la solemnidad de hoy, apreciamos la “gloria” que preside el techo de palio de Ntra.Sra de la Esperanza, se trata de una magnífica pieza bordada en sedas que representa la Asunción, detalle lógico si tenemos en cuenta que el palio se encargó en 1950, año en el que se proclamó el dogma que hoy celebramos.