Historia

 

La cofradía de Nuestra Señora de la Esperanza se fundó el día 27 de abril de 1927, a las 22:30 horas en la sede de la Real Sociedad Económica de Amigos del País, ubicada en la céntrica calle Duquesa, por un buen grupo de empleados de banca y bolsa convocados en asamblea a tal efecto, así como otras personalidades de la alta sociedad granadina, como es el caso del presidente del Colegio de Corredores de Comercio, Julio Martínez y Martínez. De ahí que, tradicionalmente se la haya denominado como “la cofradía de los banqueros”. Se decide inicialmente la creación de una ponencia organizadora compuesta por un presidente, Miguel Gómez Sánchez, un secretario, Francisco Gálvez Rosende y cuatro consiliarios de banca, Arturo García Torres, Antonio Valverde Gil, Miguel Pizarro Zambrano y Manuel León.

 

La ponencia desempeña un papel fundamental en esta época fundacional, al encargarse de difundir el proyecto por todas las sucursales bancarias, así como de encontrar recursos económicos. Sin embargo, su aportación más fundamental consistió en el descubrimiento en la parroquia de San Gil y Santa Ana, de la Dolorosa del insigne escultor barroco José Risueño que había sido titular de la antigua cofradía del Entierro de Cristo y Virgen de las Tres Necesidades, a la que el propio Risueño había estado muy vinculado. Enseguida consiguieron el beneplácito del párroco, Daniel Fernández, así como del cardenal Casanova y Marzol para adoptar la imagen como titular de la futura hermandad y, asimismo, la parroquia como sede canónica de la hermandad.

 

Ehistoria_1l día 10 de octubre de 1927 quedan aprobados los Estatutos de la incipiente hermandad por el citado cardenal-arzobispo José Casanova y Marzol, iniciándose el proceso de elección de cargos de la primera Junta de Gobierno, que presidirá, como hermano mayor, Néstor Gutiérrez de la Gándara, director de banca. Igualmente, en esa Junta participarán Alfonso Santa Cruz de la Casa, como vice-hermano mayor, Francisco Gálvez Rosende, como secretario y Antonio Valverde Arenas, como tesorero. Ya desde estos primeros tiempos fundacionales cobra importancia la figura de un hermano: Nicolás Crespo García (hermano nº 1 perpetuo dela cofradía y Hermano Mayor de Honor de la misma), quien posteriormente jugaría un papel fundamental en la hermandad.

 

Desde ese momento fundacional, la mayoría de sus hermanos mayores, tales como Alfonso Santa Cruz de la Casa(1928 a 1929), José Martínez-Cañavate Martínez ( 1929 a1942),  Antonio Valverde Arenas (1942 a 1945), Manuel Morales Souvirón (1945 a 1950), Antonio Cabrera Soto (1950 a1952), Cesáreo Trueba de la Cantolla (1952 a 1953), Manuel Montesinos Alcázar (1953 a 1962), José Bex Cascales (1962 a 1963), José Manuel Rodríguez Acosta Carlstrom (1963 a 1970), Arcadio Ortega Muñoz (1979 a 1982), Federico Pardo Arias (1982 a 1990) y Ángel Córcoles Sánchez (1990 a 1996 y 2008 a 2012) han sido directores o empleados de dicho gremio de la banca y cajas de ahorro. Sin embargo, dos de los tres últimos hermanos mayores, Antonio Jesús Reyes López (1996 a 2004) y Manuel Jesús Dorador Atienza (2004 a 2008), no han sido profesionales de la banca, si bien han tenido profundas raíces familiares en este gremio. Actualmente, Francisco José Fernández Millán, elegido hermano mayor en junio de 2012, se ha unido a este grupo de hermanos que no han desarrollado cargo en la banca.

 

El 16 de abril de 1928 se procedió al nombramiento como Hermano Mayor de Honor del general José Millán Astray, fundador de la Legión Española, gran devoto de la Virgen (suyo es el fajín que la Virgen porta cada Martes Santo desde 1931) hasta su fallecimiento en 1954. Previamente a este nombramiento, la cofradía había intentado tener como Camarera y Hermana Mayor a la infanta doña Beatriz de Borbón, pero la solicitud no fue concedida por la Casa Real ya que la Infanta no tenía edad suficiente para desempeñar el cargo ni estaba autorizada para ello. Una vez que Millán Astray ya era miembro de la cofradía, por mediación del mismo y sabiendo de su influencia en Palacio, se solicitó el mismo título para la Reina Victoria Eugenia. El 9 de junio de 1928 llegaba la carta en la que se notificaba la conformidad de la soberana, siendo desde entonces la Camarera Mayor de honor de la cofradía. A los dos meses de este nombramiento, y otra vez por mediación de Millán Astray, se consiguió del Rey Alfonso XIII el título de Real para la hermandad, pasando a llamarse Real Cofradía de Nuestra Señora de la Esperanza desde el 23 de julio del año 1928. En testimonio de tal acontecimiento, S.M. Alfonso XIII, envió a su propio hijo, el infante don Jaime de Borbón, a procesionar con la cofradía en la Semana Santa de 1931.

 

No fueron pocos los esfuerzos que tuvieron que hacer los primeros cofrades de nuestra hermandad para poder procesionar por las calles de Granada. La cofradía tuvo que hacer numerosos llamamientos a distintos organismos y a particulares con el fin de recaudar fondos para hacer realidad la estación de penitencia, llegando a obtener la cantidad de 2.105,50 pesetas de los donativos que llegaron a la hermandad. Debe destacarse la intensa participación en la colecta de empleados de banca de toda España, dado que el proyecto de cofradía que se buscaba en esta época fundacional tenía un carácter nacional, gremial y, sobre todo, muy ambicioso en su pretensiones.

 

También organizó la Junta de Gobierno un festival taurino celebrado el 25 de febrero de 1929 para conseguir financiación, pero las condiciones climatológicas dieron al traste con la previsión de los cofrades, resultando un balance para la hermandad totalmente negativo, que le creó un déficit de más de tres mil pesetas.

 

historia_2No obstante lo anterior, y pasando por encima de cuantas adversidades económicas le salieron al paso, la hermandad pudo ver realizados sus sueños un memorable Lunes Santo, 14 de abril de 1930, tres años después de su fundación como cofradía de penitencia, y no como señalan la mayoría de las historias que se han descrito sobre nuestra hermandad, que sitúan erróneamente su primera salida en la Semana Santa de 1928. Antes de su primera salida sería vestida la Santísima Virgen en el edificio de la Real Chancillería, en el vestíbulo que da paso al patio de los veinte arcos que constituyera Diego de Siloé, y posteriormente sería trasladada a su iglesia de Santa Ana, donde reposan su descanso eterno desde 1732 los restos del artista que talló a esta Virgen, que, no debe pasarse por alto, fue considerada por la prestigiosa profesora María Elena Gómez-Moreno como “la más bella imagen de vestir de la ciudad de Granada”.

 

Aquel primer desfile procesional se llevó a cabo desde la Santa Iglesia Catedral, en carroza prestada por la hermandad del Santo Sepulcro. Los preciosos hábitos iniciales eran verdes de damasco y las capas blancas del mismo material. Igualmente, los escapularios bordados en oro sobre terciopelo verde por la valenciana Casa Garín, que aún se procesionan, se estrenan en esta primera salida.

 

La medalla originaria de los hermanos simbolizaba a la Santísima Virgen sobre el fondo de un águila imperial, con el cordón verde.

 

Para la Semana Santa de 1931, el segundo año que procesionaría nuestra hermandad, se decidió que efectuara nuevamente su salida desde la Santa Iglesia Catedral, para así completar el acto principal en el que el infante don Jaime de Borbón iba a recibir la medalla de la cofradía de manos del general Millán Astray. En este acto, el general sorprendió a todos los presentes al entregar al Infante, además, la insignia que se quitó de su uniforme para que el propio Infante la prendiera en el manto de la Virgen. Se estrenó igualmente el nuevo Paso de la Virgen del escultor Calero, en madera de pino dorada.

 

En los años posteriores, la cofradía iría poco a poco consolidándose dentro de la incipiente Semana Santa de Granada y completando un patrimonio nada desdeñable, destacando ya desde 1929 el manto de salida de la Santísima Virgen y el juego de estandartes, todos ellos bordados por la Casa Garín, de Valencia.

 

historia_3Con respecto a la imagen de Jesús del Gran Poder, la hermandad procesionó desde 1945 varias imágenes antiguas de Nazareno como es el caso de la que conserva como titular la hermandad del Santo Crucifijo de San Agustín con la advocación de Jesús de las Penas (convento del Santo Ángel Custodio) o el magnífico Nazareno atribuido a José de Mora que se encuentra en la clausura del convento de San Antón. Sin embargo, no fue hasta el 13 de marzo de 1963, cuando la hermandad permutó por una parihuela a la hermandad de la Aurora, una cabeza de Nazareno –procedente a su vez de la hermandad del Vía Crucis con la que procesionó completando un candelero posiblemente de Mora- ejecutada dos años antes por el escultor granadino Manuel Roldán de la Plata, a la que Enrique Martínez Olalla talló un nuevo cuerpo. Sin perjuicio de ello, ha quedado definitivamente asentada como titular la imagen que la cofradía encargó en 1995 al escultor sevillano Manuel Ramos Corona y, bendecida el 10 de marzo de 1996, y a la que la hermandad profesa gran cariño y devoción.

 

Por otra parte, debe destacarse que en 1946 sale por primera vez desde la propia iglesia de San Gil y Santa Ana (antes salía de la Catedral). Desde 1972 a 1984 salió desde el edificio de la Real Chancillería por el deterioro del coro y cancel de la iglesia de Santa Ana y las obras de restauración de dichos elementos.

 

Figura clave de la hermandad, desde su fundación hasta su fallecimiento en 1999, fue Nicolás Crespo. Este empleado de banca estuvo presente en casi todas las juntas de gobierno, realizó siempre un trabajo abnegado por la cofradía que se convirtió en fundamental en los tiempos de la crisis de la Semana Santa, pues, gracias a él, la hermandad logró sobrevivir en la dura etapa de los años 60 y 70.

 

historia_4Otros acontecimientos históricos pueden destacarse muy singularmente. En el año 2002 se celebraron con intensidad los actos conmemorativos del LXXV aniversario fundacional de la hermandad, destacando especialmente la Función Solemnecelebrada el 27 de abril de ese año por el entonces arzobispo de Granada, monseñor Antonio Cañizares Llovera, así como el Via-Crucis Extraordinario celebrado con el Señor en el interior de la Iglesia de San Gil y Santa Ana (por lluvia) y la salida extraordinaria de Nuestra Señora de la Esperanza, entronizada en su Paso de Palio, que se celebró el 11 de mayo y que puso el broche de oro a tales fastos.

 

Adicionalmente, en el año 2003, la Real Federación de Hermandades y Cofradías de la Ciudad de Granada designó la imagen del Señor del Gran Poder para presidir el Via-Crucis anual que este ente organiza en la Santa Iglesia Catedral Metropolitana de Granada. Nuevamente, en la Cuaresma del año 2006, la Sagrada Imagen del Señor salió por las calles del barrio en solemne Via-Crucis con motivo de las celebraciones del X Aniversario de la bendición de la Sagrada Imagen.

 

El último papel que ha desempeñado nuestra hermandad fue la organización el día 13 de noviembre de 2010 de la XLIII Convivencia nacional de Hermandades y Cofradías de Jesús del Gran Poder. Durante la jornada se organizó una serie de ponencias y charlas en torno a la figura de nuestro Padre, se organizó una visita a la casa de los Pisa y se culminó con una misa extraordinaria en honor a la Sagrada Imagen de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder. Se cerró la convivencia con una comida organizada por nuestra hermandad en el Palacio de los Córdova.